Que nuestra marca vaya más allá de la tendencia (publicado en el diario Gestión – 02/05/16)

CompatirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Que nuestra marca vaya mas alla de la tendencia (JA)

Por: Javier Alva García
Vicepresidente Corporativo de Marketing de la Universidad San Ignacio de Loyola

Vivimos en un mundo repleto de marcas. Con solo dar un giro de 360 grados, podemos encontrar varias publicidades a nuestro alrededor, que en su mayoría pasan desapercibidas. Y es que según indican los estudios sobre la relación entre nuestra actividad cerebral y la publicidad, al día recibimos más de 2500 impactos publicitarios y 99 % de ellos nos son indiferentes.

Ante la estampida de marcas, una de las mayores preocupaciones que tenemos los profesionales del marketing es saber qué tan atrayente pueden ser nuestros mensajes publicitarios. Y es que en esta competencia por captar la atención de los públicos, podemos extrapolar el concepto de la llamada espiral del silencio, que si bien fue planteado por Elisabeth Noelle-Neumann como una teoría de las ciencias políticas y las comunicaciones, en la publicidad, podemos decir que entre marcas luchamos por silenciarnos unas a otras y la que capte una mayor relevancia ante el público-dominante, conseguirá enmudecer a las demás y obtener la ansiada recordación.

Una de las ligerezas que usualmente cometemos al generar contenidos para nuestras campañas es caer en la tendencia. Nos subimos al tren que creemos que es el más seguro para captar a nuestro público, sin embargo, terminamos siendo un vagón más. Hace unos meses, muchas marcas se colgaron en Facebook de los memes sobre “sé cómo José”. Fue fácil conseguir varios likes, pero difícil que hoy una de esas personas que reaccionó a nuestra publicación recuerde el contenido central de nuestro mensaje. Debemos de llevar a nuestras marcas más allá de la tendencia.

No existe una receta para crear el contenido perfecto de una publicidad. Sin embargo, adentrarnos a comprender la naturaleza humana nos será muy útil. El hombre es pensamiento, emociones, sentimientos, y trascendencia. Crea ideas, cree en las ideas y vive las ideas. A lo largo de la historia, los grandes oradores han sabido congregar masas, despertar emociones en ellas y exhortarlas a tomar determinadas actitudes. ¿Pueden nuestras marcas conseguir lo mismo?

Preguntémonos, qué es lo que transmite nuestra marca hoy como idea, ¿seguimos las tendencias o estamos innovando y nuestro contenido apunta a generar nuevas ideas en nuestros públicos? Nuestra marca es única y tiene un universo ideológico distinto que debemos explorar.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *