¿QUÉ DEBE SABER UN JOVEN ANTES DE ELEGIR EN QUÉ UNIVERSIDAD ESTUDIARÁ?

CompatirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

ENTREVISTA AL DR. JAMIL SALMI, EXPERTO INTERNACIONAL EN TEMAS DE EDUCACIÓN SUPERIOR

Cuando un joven está a punto de acabar el colegio, es un gran reto elegir qué carrera seguir y la universidad donde estudiarla. En muchas ocasiones, los padres buscan el consejo de expertos que los orienten a elegir el mejor lugar para la nueva etapa que enfrentarán sus hijos, pues esta decisión marcará para siempre su futuro profesional y laboral, así como su éxito personal. Hace unos días, tuve el gusto de conversar con el Dr. Jamil Salmi, experto internacional en temas de educación superior, y me pareció importante entrevistarlo para compartir con ustedes sus reflexiones acerca del panorama futuro de los estudios superiores y qué debe saber un joven antes de elegir una universidad.

post-blog_Jamil_v2-2

 

A continuación, les presento las preguntas que formulé al Dr. Salmi y sus interesantes observaciones sobre la educación superior:

¿Qué criterios debe evaluar un joven que culmina la etapa escolar para asegurarse que la universidad donde estudiará le permitirá ser más competitivo en un mundo cada vez más global?

Hoy en día, algunos estudiantes miran los rankings como fuente de información sobre las universidades donde quieren estudiar, pero muchos, desafortunadamente, buscan aquellas instituciones que menos requisitos les exija o cuyos costos sean más asequibles a sus posibilidades. En ninguno de los casos, se toma una decisión tan importante de manera acertada. Lo ideal es que los jóvenes hayan desarrollado capacidades para identificar qué es lo que quieren y pueden ser en el futuro. Una buena vía es que el futuro estudiante trate de conseguir información sobre los resultados de los egresados en el mercado laboral. ¿Qué hacen? ¿Son felices? ¿Cuánto ganan? ¿Cuáles son las habilidades que requiere ese empleo?

En países como Chile y Colombia existen Observatorios del Mercado Laboral que proporcionan información útil para que los estudiantes puedan tomar una decisión más acertada. En los países donde no existen estos mecanismos, hay que mirar la información disponible en el sitio web de las universidades o preguntar directamente a los jefes de departamento. Lo ideal, sin embargo, es que los jóvenes puedan tener en la secundaria, además de una excelente formación académica que los habilite para cualquier carrera, una buena orientación y consejería que les permitan acertadamente tomar la mejor decisión.

Según el Ranking Web de Universidades del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, actualmente, hay más de 22 mil universidades en el mundo, y solo cerca de 500 de ellas aparecen en los rankings mundiales sobre las mejores universidades. En tu opinión, ¿qué caracteriza a una universidad de rango mundial?
Una universidad de rango mundial se caracteriza fundamentalmente por buenos resultados en cuanto a que sus egresados sean reconocidos como excelentes por el mercado laboral, tanto nacional como internacional, por la producción científica de punta que produce y por la dinámica de transferencia de tecnología que posee. Tres factores explican este desempeño: concentración de talentos (estudiantes, profesores, rectores), recursos abundantes y eficientemente administrados, y gobernanza favorable.

En una entrevista a la revista Semana de España, del 27 de abril de 2012, señalaste que en el futuro, gracias al avance de la tecnología y el Internet, las personas tendrán hasta doce profesiones distintas y podrán cambiar de carrera cada cierto tiempo, ¿qué tan próximo ves este futuro?

Un reciente estudio sobre el futuro de los empleos hecho por los profesores Carl Benedikt Frey y Michael Osborne de la Universidad de Oxford concluye que 47% de los puestos de trabajo existentes podrían ser automatizados en los próximos veinte años, es decir que computadores y/o máquinas inteligentes reemplazarían a los humanos en estos empleos de hoy en día. Al mismo tiempo, se espera la creación de muchos nuevos empleos que no existen todavía. Estos cambios en el mercado laboral se traducirán por una movilidad profesional mayor y la necesidad de adquisición de nuevas competencias a lo largo de la vida profesional. Por ello, lo importante hoy no es aprender cosas o técnicas específicas, sino desarrollar las habilidades que le permitan al joven aprender y desaprender, adaptarse a nuevas tareas y desarrollar la suficiente creatividad que le permita insertase en un mundo tan cambiante como el que se vive hoy día.

Y, ante este panorama futuro, ¿qué sucederá con las especializaciones?

A mi juicio, las especializaciones son cada día menos importantes. Es más importante que los colegios de secundaria y las instituciones de educación superior ofrezcan a los jóvenes la oportunidad de desarrollar habilidades transversales o genéricas como el razonamiento crítico, la capacidad de trabajar en equipo, una buena comunicación tanto verbal como escrita, el desarrollo de la creatividad, y las hoy llamadas competencias socioemocionales, que les permiten adaptarse y moverse en escenarios laborales distintos.

Al graduarse de la universidad, ¿qué debe tener en cuenta un joven para competir en el mercado laboral y ser exitoso?
Cuando visito un nuevo país, me interesa hablar con empresarios para aprender de ellos sobre cómo ven a las universidades locales. Siempre escucho la misma respuesta: los egresados han recibido una buena formación profesional, pero… “no saben trabajar”, porque no poseen las competencias genéricas que mencioné previamente. Por ello, mi consejo para los jóvenes estudiantes es que no solamente se preocupen por desarrollar sus habilidades técnicas, sino también ponerle mucha atención a la adquisición de las habilidades transversales y de buenas actitudes profesionales. Mi esposa, que es colombiana, siempre me recuerda lo que una maestra de un pequeño pueblo en Colombia le enseñó: “A nuestros jóvenes los contratan por lo que saben pero los despiden por lo que son”.

En tu opinión, ¿qué profesiones serán las más demandadas en los próximos años? ¿Qué es lo que necesita el mundo?

Si tuviera la respuesta a esta pregunta, podría hacerme millonario como vidente. En serio, la experiencia de las últimas décadas muestra que es muy difícil hacer predicciones precisas sobre las nuevas profesiones, porque esto depende de innovaciones cuyos efectos no conocemos todavía. Por esto es indispensable que los fundamentos educativos sean fuertes y que los egresados tengan la capacidad de seguir aprendiendo por sí mismos a lo largo de su carrera profesional. Seguramente en pocos años muchas de las carreras que hoy se ven muy demandadas, no existirán. Y muchos nuevos campos desconocidos hoy se abrirán en el mercado laboral.

Mencionaste en una entrevista al diario El Tiempo de Colombia, del 3 de mayo de 2014, que la nueva herramienta de la educación del mañana es la creatividad, que nace del matrimonio entre la ciencia y las artes, ¿cómo potenciar desde la universidad la creatividad de nuestros jóvenes?

Para potenciar la creatividad, conviene empezar muy temprano con actividades que permiten a los niños y a los jóvenes seguir su curiosidad para explorar el mundo, hacer preguntas, pensar afuera de los esquemas tradicionales, aprender a través de proyectos que busquen encontrar nuevas soluciones. Aprender por indagación. Hay que aceptar que cometer errores es parte del aprendizaje, que el fracaso puede ser fuente de lecciones útiles para desarrollar las nuevas habilidades que se requieren en el siglo XXI.

Harvard, Oxford, Navarra y otras universidades de gran prestigio están apostando cada vez más por ofrecer una educación abierta y virtual para los jóvenes a través de los Massive Open Online Courses (MOOCs). ¿Qué opinas de este tipo de cursos masivos? ¿Crees que es un avance del futuro virtual y global de la educación?

Los MOOCs son la nueva solución mágica. Hay que tener cuidado. No son la respuesta a todos los problemas de la educación superior. La experiencia de los últimos dos o tres años demuestra que los MOOCs son más útiles para los estudiantes avanzados que saben aprovechar estas oportunidades como complemento de su formación tradicional, pero que no son automáticamente buenos para los estudiantes que más necesitan ayuda, aquellos de bajos recursos económicos y déficit de preparación académica.


Agradezco al Dr. Salmi por estas valiosas reflexiones que permiten a los jóvenes discernir sobre su futuro y conocer lo que demanda el mercado laboral actual y futuro. El Dr. Salmi ha resaltado que es importante no solo desarrollar habilidades técnicas, sino también competencias profesionales, socioemocionales y la creatividad, actitudes que implican aprender a gestionar las relaciones con los demás e innovar en nuestros trabajos. En un próximo artículo, compartiré con ustedes algunos tips para desarrollar estas actitudes.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *